gototopgototop
Joomla Slide Menu by DART Creations
Home Lugares Cuatro Montes
Cuatro Montes - Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo | Parte 3
Indice del artículo
Cuatro Montes
Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo
Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo | Parte 2
Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo | Parte 3
Mensura del Pueblo
Todas las páginas

Los límites de la Colonia tocaban con los terrenos destinados a la de Humboldt y Santa María, terrenos fiscales (12 ½ leguas) cedidos a la Empresa de Beck y Herzog por el Gobierno Provincial, para completar las 20 leguas otorgadas en 1857 para la colonia San Carlos, las que una vez mensuradas en 1858, solamente existían 7 ½ leguas. De ahí, pues, que el Gobierno otorgó a dicha empresa terrenos fiscales lindantes con la Colonia San Jerónimo, por el Norte y Oeste, para compensar dicho faltante.

Ante la desaparición del campo comunal o de pastoreo con la mensura de 33 concesiones (1865), los colonos se dirigieron al Gobierno solicitando les conceda un terreno alrededor de la Colonia a fin de tener un espacio donde hacer "pastar" a sus animales, pedido que fue avalado por 103 firmas de los colonos (25 de Agosto de 1865).

Consultado por el Gobierno, el Departamento Topográfico informó que era verdadera la preocupación de los colonos, pero también era cierto que la Colonia San Jerónimo estaba rodeada de terrenos privados sobre los que nos se podía avanzar.

Si bien esas tierras estaban mensuradas por la Empresa de Beck y Herzog, no estaban aún fraccionadas en concesiones, ni se había iniciado su venta, motivo por el cual el Gobernador Nicasio Oroño promulgó un decreto (21 de Setiembre de 1865) por el cual se destinaron dos leguas cuadradas hacia el Oeste y Norte de la Colonia San Jerónimo, para distribuirlas en concesiones, sirviendo mientras tanto de campo común a la misma.

El importante decreto de Setiembre de 1865, que resolvía el problema de los colonos respecto del "campo común", no llegó a conocimiento de ellos como correspondía. Por ese motivo y ante el desconocimiento del mismo, se dirigieron nuevamente al Gobierno reiterando el pedido (Enero de 1866).

Aclarada la situación por medio del Departamento Topográfico, se comunicó inmediatamente a los colonos el decreto de Setiembre de 1865 y por disposición del Gobierno se intruyó al agrimensor Cayetano Livi, cercenar de los terrenos cedidos a la Empresa de Colonización de Beck y Herzog, dos leguas cuadradas al Oeste y Norte de la Colonia San Jerónimo para su ampliación, sirviendo entre tanto de pastos comunes a los colonos de dicha colonia. En Junio de 1866 se realizó el trabajo de mensura de dichas tierras, elevando la información al Juez de Paz y colonos de la Colonia para su conocimiento.

Como se puede apreciar, los terrenos destinados a las Colonias de Humboldt y Santa María que pertenecían a Beck y Herzog, fueron cercenados en dos oportunidades:

Colonia Humboldt: fue desplazada dos veces hacia el Norte

  • una línea de concesiones (decreto 2 de Enero de 1865).
  • cuatro líneas de concesiones (decreto 21 de Setiembre de 1865).
  • Colonia Santa María: fue desplazada dos veces hacia el Oeste.
  • dos líneas de concesiones (decreto 2 de Enero de 1865).
  • cinco líneas de concesiones (decreto 21 de Setiembre de 1865).

El 6 de Noviembre de 1869, el Superior Gobierno de la provincia donó a la Corporación Municipal de San Jerónimo terrenos para que, con su venta, se costeen edificios públicos de la Colonia (Iglesia, Municipalidad, Juzgado). Eran terrenos cercenados a la Empresa de Beck y Herzog en 1865; además los terrenos que comprendían la franja de dos líneas de concesiones chicas (25 has cada una) que dividían a la Colonia de Este a Oeste (Calle Ancha) y que hasta entonces pertenecía a la testamentaría de Máximo de Elías, heredero de Ricardo Foster.

El desarrollo agrícolo-ganadero evolucionaba favorablemente y la bondad de sus fértiles tierras le dieron fama a la Colonia. Nuevos colonos pedían insistentemente que se les adjudicase tierras para afincarse en ellas y trabajarlas. Estas solicitudes llegaron a conocimiento del Gobernador por medio de las autoridades de la Colonia, quienes con buen criterio, aconsejaron disponer que los terrenos que fueran donados en Noviembre de 1869 sean mensurados y amojonados en concesiones para que se proceda a su venta (por primera vez en la vida de la Colonia), destinándose su producido a los fines establecidos (edificios públicos).

La mensura de estas tierras se realizó recién en 1874, varios años más tarde, por medio del agrimensor Cayetano Livi. Finalizada la subdivisión y mensura de estos, hasta entonces, campos comunes, arrojó la cantidad de 146 concesiones con las que la Colonia adquirió configuración definitiva.

Estas concesiones fueron adquiridas a partir de 1875, sin más trámites que abonando el precio establecido y sin límites en su número. Hubo, entonces, colonos que adquirieron tierras dentro de sus posibilidades económicas y dieron parte de ellas a otras personas para que las cultiven, surgiendo con esto lo que se dio en llamar "medieros" porque debían entregar la mitad del beneficio obtenido en el trabajo de la tierra. Hasta ese entonces, 1874, cada familia podía poseer solamente una concesión, trabajar en ella durante 5 años, tiempo al cabo del cual obtenía el derecho al título de propiedad.

Tres años más tarde (1877) el Ingeniero Eduardo Lerch practicó una rectificación en la mensura efectuada por Cayetano Livi, encontrando a la vez un importante sobrante de terreno que fue anexado a la Colonia.

Finalmente queremos señalar que la Colonia de San Jerónimo fue la única en toda la colonización del siglo XIX que no tuvo un perímetro definitivo desde su fundación, sino que fue en paulatino y progresivo aumento en distintas etapas y mensuras.

 

Fuentes:

- Historia de San Jerónimo Norte - P. Gabriel Oggier y Emilio B. Jullier.

- Archivo General de la Provincia - Departamento Topográfico y Notas Gobierno Años 1860/70.

María del Carmen Jullier



 

Seguinos en nuestras redes sociales

Facebook Twitter Youtube