gototopgototop
Joomla Slide Menu by DART Creations
Home Lugares Cuatro Montes
Cuatro Montes
Indice del artículo
Cuatro Montes
Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo
Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo | Parte 2
Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo | Parte 3
Mensura del Pueblo
Todas las páginas

Nacimiento de la Segunda Colonia Madre.

Por fin las carretas se detuvieron y fue allí, en lo que conocemos hoy como el paraje "Los Cuatro Montes" (4.300 mts al sur del pueblo) descendieron las cinco familias. En medio de esa inmensa llanura, llenos de asombro y coraje sembraron la semilla que germinaría rica y generosa: estaban dando vida, a la segunda Colonia Agrícola en el Centro de la provincia de Santa Fe. Fue el 15 de Agosto de 1858.

Instalados los colonos en el lugar elegido se le asignaron las parcelas de tierra a cada grupo familiar. Foster había mensurado cincuenta concesiones (33 has. cada una) para su colonia y los recién llegados ocuparon seis de ella que se extendían de E a O en dos hileras paralelas: nº 1-2-8-9-15-16. A la familia de Pedro Perrig se le asignaron dos conseciones por la cantidad de hijos.

 


Crecimiento territorial de la Colonia San Jerónimo

Diferentes Mensuras

A diferencia de otras colonias que desde su fundación delimitaron su área total, la Colonia San Jerónimo pasó por sucesivas etapas de ensanchamiento hasta adquirir su actual superficie: desde sus 50 concesiones iniciales mensuradas en 1857, a las segunda y tercera mensura de 1863, finalizó con dos grandes ampliaciones en 1865, todas en terrenos fiscales, para anexar 146 más en la sexta y última mensura, en 1874. En total: aproximadamente 345 concesiones.

El día 5 de Setiembre de 1857, don Ricardo Foster se dirigió por nota al Gobernador de la Provincia de Santa Fe, expresándole su deseo de comprar un área de cuatro leguas cuadradas de terreno en la parte occidental de su estancia, ubicada en lo que hoy son las colonias San José y Empalme, ofreciendo por ella la suma de 400 pesos bolivianos, comprometiéndose a ceder en la parte extrema oeste de la misma, 50 concesiones de tierra de 20 cuadras cuadradas cada una. El objetivo era afincar en ellas familias colonizadoras "espontáneas" con la expresa obligación de cultivar estos terrenos, por espacio de 5 años, al cabo del cual estas familias tenían derecho a su propiedad, sin estar sujetas a pagar ningún diezmo.

Aceptada la propuesta por el Gobierno (setiembre de 1957) inmediatamente se comisionó al ingeniero Eduardo de Saint Remy Urban para realizar la mensura perimetral, el parcelamiento y amojonamiento de esas 50 concesiones, más 6 que Foster reservó para sí, además de otro terreno en el centro de esas concesiones, que luego se conoció como "Calle Ancha". Se formó así un rectángulo de Sur a Norte, separado en su mitad por esa franja de terreno de 1095,50 m de Este a Oeste.

Vale decir que eran dos sectores de 25 concesiones cada uno a ambos lados de esa calle. De esta manera, se dio el primer paso en la República Argentina para dar terrenos en cultivo a los colonos e inmigrantes que en forma "espontánea" quisieran trabajar la tierra y que no habían sido contratados por ninguna agencia de colonización en Europa.

El 15 de agosto de 1858 esos terrenos de propiedad de Ricardo Foster fueron ocupados por 5 familias suizas, lo que significó el acto fundacional de la colonia San Jerónimo que nació modestamente con 50 concesiones. No se previó el trazado del pueblo, como lo hicieron otras colonias fundadas en la década de 1850, al amparo de la Constitución Argentina, sancionada en 1853 (Esperanza, 1856 - San José, Entre Ríos, 1857 - San Carlos, 1858), sino que ese trazado tuvo lugar recién 11 años después.

Las familias fundadoras ocuparon las concesiones del sur de la Colonia, en su límite con la de San Carlos en formación:

  • Concesión 1 - Familia Heimo.
  • Concesión 2 - Familia Hug.
  • Concesión 8 - Familia Falchini.
  • Concesión 9 - Familia Blatter.
  • Concesión 15/16 - Familia Perrig.

 


En su segundo viaje a Suiza, Bodenmann regresó en 1861, con 20 familias que se ubicaron en la incipiente colonia, junto a las familias ya existentes. La colonia comenzaba a crecer.

Posteriormente, Bodenmann viajó a Suiza en 1863, en procura de nuevos interesados y regresó con 27 familias para establecerlas en la colonia. Grande fue su sorpresa al encontrarse con un serio problema: no pudo ubicar a sus colonos en razón de que todas las concesiones habían sido ocupadas por emigrantes "espontáneos" (disposición del Gobierno), sin tener en cuenta la obligación por él contraída con estos inmigrantes recién llegados desde Suiza para establecerse definitivamente y en forma inmediata en la colonia.

A efectos de resolver esta situación, el Gobierno ordenó por decreto de 13 de agosto de 1863, la delimitación de nuevas concesiones en los "campos comunes" que pertenecían a la Colonia pero que no estaban parceladas.

El Departamento Topográfico aconsejó, entonces, la mensura de 2 líneas de concesiones al Sur de la Colonia, 2 al Oeste y 2 al Norte; por el Sur no pudo hacerse dado que la primera mensura (1857) de la Colonia ya establecía el límite con la de San Carlos. Por lo tanto se procedió a mensurar 2 líneas de 15 concesiones cada una hacia el Oeste (30 en total) y 2 líneas de 13 concesiones cada una hacia el Norte (26 en total) donde se ubicaron los colonos recientemente llegados.

Esto no solucionó totalmente el problema de adjudicación de tierras a los colonos, dado la afluencia constante de inmigrantes y de agricultores o hijos de ellos de colonias vecinas (Esperanza - San Carlos) que querían establecerse en San Jerónimo, precisamente porque no necesitaban comprar el terreno ni pagar arrendamiento, como ya hemos dicho.

Para satisfacer a estos interesados se ordenó en ese mismo año (12 de diciembre de 1863) un nuevo parcelamiento. Este se efectuó en el ángulo Este-Sur de la Colonia, cercenando terrenos de Máximo de Elías, casado con Isabel Foster, o sea yerno de Ricardo Foster, al que el Gobierno indemnizó en 1866, por el terreno tomado para esta mensura.

Esta delimitación se hizo en 3 líneas de 14 concesiones cada una, desde el Sur con el límite de la Colonia San Carlos, hasta el ángulo Norte de la Colonia, dando esta mensura 42 nuevas concesiones con lo cual se agregaron a la misma, en el año 1863, 98 concesiones.

Ya en el año 1865, todas las concesiones de la Colonia habían sido ocupadas.

Al regresar Bodenmann nuevamente desde Suiza, en 1865, con 40 familias (no todos simultáneamente), no encontró ubicación para ellas. No había tierras disponibles.

El Gobernador de Santa Fe, Nicasio Oroño, verdadero padre de la colonización en su provincia, dispuso entonces echar mano a una legua cuadrada del Norte y Oeste de la Colonia que servía de campo de pastoreo.

Por decreto de 2 de Enero de 1865 ordenó se fraccionaran esos terrenos quedando constituidas 33 nuevas concesiones: 2 líneas de 10 concesiones cada una desde la Calle Ancha hacia el Norte y 1 línea de 13 concesiones hacia el Este, lo que sumaba en total 33 concesiones más para la Colonia a efecto de ser distribuidas entre los inmigrantes.


Los límites de la Colonia tocaban con los terrenos destinados a la de Humboldt y Santa María, terrenos fiscales (12 ½ leguas) cedidos a la Empresa de Beck y Herzog por el Gobierno Provincial, para completar las 20 leguas otorgadas en 1857 para la colonia San Carlos, las que una vez mensuradas en 1858, solamente existían 7 ½ leguas. De ahí, pues, que el Gobierno otorgó a dicha empresa terrenos fiscales lindantes con la Colonia San Jerónimo, por el Norte y Oeste, para compensar dicho faltante.

Ante la desaparición del campo comunal o de pastoreo con la mensura de 33 concesiones (1865), los colonos se dirigieron al Gobierno solicitando les conceda un terreno alrededor de la Colonia a fin de tener un espacio donde hacer "pastar" a sus animales, pedido que fue avalado por 103 firmas de los colonos (25 de Agosto de 1865).

Consultado por el Gobierno, el Departamento Topográfico informó que era verdadera la preocupación de los colonos, pero también era cierto que la Colonia San Jerónimo estaba rodeada de terrenos privados sobre los que nos se podía avanzar.

Si bien esas tierras estaban mensuradas por la Empresa de Beck y Herzog, no estaban aún fraccionadas en concesiones, ni se había iniciado su venta, motivo por el cual el Gobernador Nicasio Oroño promulgó un decreto (21 de Setiembre de 1865) por el cual se destinaron dos leguas cuadradas hacia el Oeste y Norte de la Colonia San Jerónimo, para distribuirlas en concesiones, sirviendo mientras tanto de campo común a la misma.

El importante decreto de Setiembre de 1865, que resolvía el problema de los colonos respecto del "campo común", no llegó a conocimiento de ellos como correspondía. Por ese motivo y ante el desconocimiento del mismo, se dirigieron nuevamente al Gobierno reiterando el pedido (Enero de 1866).

Aclarada la situación por medio del Departamento Topográfico, se comunicó inmediatamente a los colonos el decreto de Setiembre de 1865 y por disposición del Gobierno se intruyó al agrimensor Cayetano Livi, cercenar de los terrenos cedidos a la Empresa de Colonización de Beck y Herzog, dos leguas cuadradas al Oeste y Norte de la Colonia San Jerónimo para su ampliación, sirviendo entre tanto de pastos comunes a los colonos de dicha colonia. En Junio de 1866 se realizó el trabajo de mensura de dichas tierras, elevando la información al Juez de Paz y colonos de la Colonia para su conocimiento.

Como se puede apreciar, los terrenos destinados a las Colonias de Humboldt y Santa María que pertenecían a Beck y Herzog, fueron cercenados en dos oportunidades:

Colonia Humboldt: fue desplazada dos veces hacia el Norte

  • una línea de concesiones (decreto 2 de Enero de 1865).
  • cuatro líneas de concesiones (decreto 21 de Setiembre de 1865).
  • Colonia Santa María: fue desplazada dos veces hacia el Oeste.
  • dos líneas de concesiones (decreto 2 de Enero de 1865).
  • cinco líneas de concesiones (decreto 21 de Setiembre de 1865).

El 6 de Noviembre de 1869, el Superior Gobierno de la provincia donó a la Corporación Municipal de San Jerónimo terrenos para que, con su venta, se costeen edificios públicos de la Colonia (Iglesia, Municipalidad, Juzgado). Eran terrenos cercenados a la Empresa de Beck y Herzog en 1865; además los terrenos que comprendían la franja de dos líneas de concesiones chicas (25 has cada una) que dividían a la Colonia de Este a Oeste (Calle Ancha) y que hasta entonces pertenecía a la testamentaría de Máximo de Elías, heredero de Ricardo Foster.

El desarrollo agrícolo-ganadero evolucionaba favorablemente y la bondad de sus fértiles tierras le dieron fama a la Colonia. Nuevos colonos pedían insistentemente que se les adjudicase tierras para afincarse en ellas y trabajarlas. Estas solicitudes llegaron a conocimiento del Gobernador por medio de las autoridades de la Colonia, quienes con buen criterio, aconsejaron disponer que los terrenos que fueran donados en Noviembre de 1869 sean mensurados y amojonados en concesiones para que se proceda a su venta (por primera vez en la vida de la Colonia), destinándose su producido a los fines establecidos (edificios públicos).

La mensura de estas tierras se realizó recién en 1874, varios años más tarde, por medio del agrimensor Cayetano Livi. Finalizada la subdivisión y mensura de estos, hasta entonces, campos comunes, arrojó la cantidad de 146 concesiones con las que la Colonia adquirió configuración definitiva.

Estas concesiones fueron adquiridas a partir de 1875, sin más trámites que abonando el precio establecido y sin límites en su número. Hubo, entonces, colonos que adquirieron tierras dentro de sus posibilidades económicas y dieron parte de ellas a otras personas para que las cultiven, surgiendo con esto lo que se dio en llamar "medieros" porque debían entregar la mitad del beneficio obtenido en el trabajo de la tierra. Hasta ese entonces, 1874, cada familia podía poseer solamente una concesión, trabajar en ella durante 5 años, tiempo al cabo del cual obtenía el derecho al título de propiedad.

Tres años más tarde (1877) el Ingeniero Eduardo Lerch practicó una rectificación en la mensura efectuada por Cayetano Livi, encontrando a la vez un importante sobrante de terreno que fue anexado a la Colonia.

Finalmente queremos señalar que la Colonia de San Jerónimo fue la única en toda la colonización del siglo XIX que no tuvo un perímetro definitivo desde su fundación, sino que fue en paulatino y progresivo aumento en distintas etapas y mensuras.

 

Fuentes:

- Historia de San Jerónimo Norte - P. Gabriel Oggier y Emilio B. Jullier.

- Archivo General de la Provincia - Departamento Topográfico y Notas Gobierno Años 1860/70.

María del Carmen Jullier


Mensura del Pueblo

San Jerónimo tenía ya varios años de vida y el pueblo no había sido trazado; los colonos estaban deseosos de edificar una escuela y una iglesia; tampoco tenían cementerio. Las inhumaciones se hacían en San Jerónimo del Sauce. Por ese motivo, se dirigieron al Gobernador manifestándoles sus inquietudes y solicitando dos cuadras de tierra: una para la iglesia y la escuela, otra para el cementerio. El Gobernador dio curso favorable al pedido y el 7 de Agosto de 1865 el Ingeniero Chapeaurouge mensuró los terrenos: tomó el centro de la Calle Ancha para la cuadra de la iglesia y unos 500 m al Oeste, una para el cementerio, también mensuró 5 manzanas que, posteriormente, se pusieron en venta.

Ese mismo año se inició la construcción de la iglesia y la casa del sacerdote, que fue ocupada por el misionero jesuita P. Federico Tewes (fines de agosto de 1865). La iglesia o capilla fue terminada en 1866.

En diciembre de 1868, el Juez de Paz don Ignacio Heimo, solicitó al gobierno la entrega de las manzanas que deberían formar el pueblo. Aceptado el pedido, éste ordenó al Departamento Topográfico que practique la mensura. En enero de 1869, éste informó que no había más terrenos fiscales y que la "Calle Ancha", pertenecía a don Tomás Cullen, sucesor de los derechos de don Ricardo Foster; por tal motivo en marzo de 1869, el Superior Gobierno mandó se indemnice a don Tomás Cullen por la expropiación de esas tierras y se proceda a mensurar las mismas.

El día 2 de abril de 1869, casi 11 años después de la llegada de los primeros colonizadores, se realizó la delimitación y amojonamiento de las manzanas para formar el pueblo, atendiendo con esto los insistentes pedidos hechos por las autoridades de la colonia.

Las oficinas públicas y casas de comercio establecidas hasta entonces, estaban diseminadas por la Colonia (el censo de 1864 dio estos resultados: dos tiendas, tres pulperías, dos molinos, dos fábricas de manteca, una carpintería, una sastrería). Es lógico suponer, entonces, que tanto autoridades y colonos ansiaban formar el pueblo para que la iglesia, oficinas públicas, comercios, etc, se agrupen para el bien y comodidad de la comunidad.

El encargado de efectuar la mensura fue Carlos A. de Chapeaurouge, quien dio comienzo a la mensura y parcelamiento en presencia del Juez de Paz, municipales y vecinos de la Colonia, actuando como testigos Cayetano Orrego y Luis Larramendia. Al efectuar el deslinde perimetral y proceder al trazado de las manzanas, parte de la iglesia y escuela fueron afectadas por la calle, motivo por el cual se situó a todo el pueblo 13 ½ varas (11,70 m) más al Norte, para que queden bien situadas en la línea de su manzana.

Se cuadraron 24 manzanas de 135 varas de lado (116,9 m) con sus correspondientes calles de 20 varas (17,30 m). Se trazó la plaza de cuatro manzanas, es decir 290 varas (251 m) de lado y las 12 manzanas que rodeaban la plaza se parcelaron en 167 solares de 16 varas, 87 cm (14,70 m) de frente por 67,5 varas (58,40 m) de fondo. Esta mensura fue aprobada el 26 de Noviembre de 1871 por el Superior Gobierno.

Los solares fueron posteriormente vendidos para beneficio de la iglesia, escuela y edificios públicos; también las 5 manzanas mensuradas en 1865.

En el año 1874, cuando el Ingeniero Cayetano Livi fraccionó la Calle Ancha de la Colonia (2 líneas de concesiones chicas -25 has- que separan la Colonia de Este a Oeste), se procedió a la ampliación del pueblo en 19 manzanas más, quedando definitivamente formada la planta urbana de 43 manzanas incluida la plaza.

 

Fuentes:

- Archivo General de la Provincia - Departamento Topográfico y Notas Gobierno Años 1860/70.

María del Carmen Jullier

 

Seguinos en nuestras redes sociales

Facebook Twitter Youtube